lunes, 18 de febrero de 2019

Menhir de la Lancha (Villamartín)


En el conjunto megalítico de Alberite, ubicado en los Llanos de Villamartín, se conoce al menos la existencia de siete dólmenes, solo dos de ellos excavados. También se consolida una importante agregación de menhires que alcanza ya el número de cuatro.

El extremo Sur de la alineación esta necrópolis y habitats del río Alberite en los denominados Llanos de Villamartin, está marcado por el menhir de la Lancha.

El menhir de la Lancha constituye una referencia visual en dicho conjunto. Los menhires pueden ser indicadores de sepulturas como los de Alberite I y II. Otros están asociados a la delimitación de territorios funerarios o habitacionales, como es el caso del menhir de la Lancha.

Dólmenes y menhires se sitúan en la intersección de la Cañada Real de Cádiz a Ronda, o de los Puertos, que desde la Bahía de Cádiz une el Atlántico con la Serranía, con la Cañada Real de Sevilla a Gibraltar, facilitando el paso hasta el Valle del Guadalquivir.

Los visibles menhires daban paso a una avenida abierta por la que se accedía al monumento. Desde el acceso sur de la necrópolis, el primer menhir sería el de la Lancha. Tras él el de Alberite II (el más alto), sería visible, así como desde éste podrían observarse los menhires del acceso de Alberite I. Esa red de hitos delimitaba un territorio transitado, señalando con imágenes antropomorfas su propiedad, y su funcionalidad.

La situación del conjunto megalítico en los Llanos de Villamartín, asociado a cursos de agua como la cuenca fluvial de Guadalete, favorecía la explotación de recursos y asentamiento de esta comunidad. A esto hay que añadir otro importante argumento, la proximidad a importantes zonas de extracción de sal, valorando lo que este “oro” de la antigüedad debió de suponer desde el neolítico. Quizás ésta fue uno de los más destacados factores económicos del despegue neolítico en la región.


Menhir de la lancha


Menhir de la Lancha en los Llanos de Villamartín. Es un bloque de arenisca con cuatro caras bien definidas y una altura máxima de 1,77 m. Parece que está insertado sobre un túmulo en torno a 1,80 m de diámetro, aun sin excavar.

Menhir de la Lancha



La cara este es la que mas ha sufrido los efectos de la erosión. Presenta pequeñas cazoletas de origen natural.

Menhir de la Lancha



Oh! 😮

Menhir de la Lancha



La cara sur.

Menhir de la Lancha



En ocasiones..... creo ver antropomorfos! 🤓




Cara norte.

Menhir de la Lancha



La cara oeste ha sufrido el paso de los vándalos (o mejor dicho H. de P.) que han dejado restos de pintura azul.

Menhir de la Lancha



Menhires en la entrada del Dolmen de Alberite I, con vistas a los Llanos de Villamartín.

Menhir de la Lancha



Menhir del sepulcro de Alberite II, de 2,93 m. Sus ortostatos fueron desmontados durante las labores agrícolas. Este menhir haría de contacto visual entre el de la Lancha y Alberite I.

Menhir de la Lancha



Salina de las Rosas. La existencia de manantiales salinos en esa comarca, entre otros recursos, pudo ser un factor importante en el asentamiento de esta comunidad.



Documentación consultada:

«Hitos visibles del megalitismo», de Primitiva Bueno, Rodrigo de Balbín, José María Gutiérrez, Lorenzo Enríquez.






3 comentarios :

  1. preciosa recopilación de detalles e información. da la casualidad que hace un par de años estuve en (la delimitación de Limodre del Catastro de Ensenada, en línea con el marco de San Lourenzo: "al marco que se halla en el coro de la hermita de San Lorenzo, desde este a las mámoas do Prismo". Asimismo, en la delimitación de Maniños del citado Catastro, vuelve a aparecer la mojonera, resaltándose como hecho inusitado la ubicación dentro de la ermita del mojón conocido como marco de San Lourenzo: "desde esta, al mojón que se alla establecido dentro de la capilla, su adbocación a San Lorenzo". me gusto mucho.. gracias Manuel por tan extensa y detallada información. cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante, Manuel. Gracias por tu opinión. Un saludo.

      Eliminar
    2. La presencia de este hito está documentada desde 1488, cuando sirve como referencia en los diversos amojonamientos del pleito entre Duque de Arcos y la ciudad de Sevilla por el Campo de Matrera. Su posición geográfica es significante, pues seguramente siempre fue una encrucijada de caminos.

      Eliminar

Si tu comentario no aparece en 24 h, quizás no sea el lugar adecuado. En ese caso utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO

YA ESTÁ EN VIMEO EL DOCUMENTAL SOBRE LOTHAR BERGMANN: EL DIBUJO DEL TIEMPO

El Dibujo del Tiempo