Mostrando entradas con la etiqueta Cádiz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cádiz. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de septiembre de 2017

Cueva del Bujeo 1 y 2


En la Sierra de San Bartolo o San Bartolomé, término municipal de Tarifa, existen varios abrigos con arte rupestre que ya iré publicando. Dos de ellos son las Cuevas del Bujeo 1 y 2, situadas a escasa distancia una de otra.


En la Cueva del Bujeo 1 y en su pared derecha se pueden ver cuatro figuras antropomorfas de tipo "ancoriforme" y un par de trazos.

Cueva del Bujeo 1 y 2



Figuras antropomorfas "ancoriformes".

Cueva del Bujeo 1 y 2



En la pared izquierda y cercano al suelo del abrigo hallamos la figura solitaria de un antropomorfo "típico".

Cueva del Bujeo 1 y 2



En la Cueva del Bujeo 2, situada a escasos metros, se puede distinguir con cierta dificultad la figura de un antropomorfo tipo "asa". Mas abajo y a la izquierda vemos un trazo. A la derecha, en la mancha de hematita, quizás pudo haber otra figura.

Cueva del Bujeo 1 y 2



Foto anterior tratada digitalmente

Cueva del Bujeo 1 y 2





jueves, 10 de agosto de 2017

Alquería de Gaidovar



"... e alquerias de Benaocas e Archite e Obrique e Villaluenga e Zagraçalema que estan pobladas e Peñaloxa e Gaydovar, que están despobladas, con sus sierras y montes y campos e rios..."
Textos cristianos del siglo XV, año 1491

De los textos cristianos del siglo XV se tiene constancia de la alquería de Gaidovar, Gaydovar, Gaidobar o Algaydovar. Gracias al trabajo del arqueólogo Luis Iglesias García se pudo localizar el poblado de Gaydovar en el término municipal de Grazalema, donde se documenta la existencia de una fortificación, al menos una cerca perimetral.

La antigua alquería de Gaydovar estuvo ubicada en el Castillejo, una peña de la Sierra de Monteprieto que domina el valle de la Rivera de Gaidovar.

Poco queda ya, solo restos de muros y fragmentos de cerámica y tejas que  parecen corresponder a dos épocas diferentes. La ocupación mas antigua sería de la época romana altoimperial, en los siglos I-II d.C. La segunda ocupación coincidiría con el final de al-Andalus, pudiendose datar entre finales del siglo XIII y comienzos del XIV, en la época bajomedieval meriní/nazarí.

Según fuentes escritas, el lugar se abandona en torno al año 1410, tras las campañas de Fernando de Antequera sobre este sector de la Serranía que concluyó con la toma de Zahara y los ataques sobre Grazalema y Audita.

"... y desde la Fuén Fría van los mojones entre Ronda y Gaydovar que era vna aldea que se despobló al tiempo quel ynfante Don Fernando que Santa Gloria aya ganó la villa de Sahara e los moros desta aldea Gaydovar algunos que se fueron a morar a Sagraçalema..."


La peña de El Castillejo.

Alquería de Gaidovar



En la base del cerro donde se ubicó la alquería de Gaydovar aun se conserva una cerca perimetral o primera línea de fortificación, de tendencia elíptica y aproximadamente un metro de alzado. 

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Vamos rodeando la cerca para poder ver todo su perímetro.

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



En el interior y a un primer nivel se observan restos de muros que podrían corresponder a estructuras o viviendas. 

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Fragmentos de cerámica y tejas decoradas con digitaciones.

Alquería de Gaidovar



Por su cara norte se pueden apreciar pequeños aterrazamientos a distintas alturas.

Alquería de Gaidovar



Por encima de los restos de construcciones hay un estrecho camino con aspecto de haber estado perfectamente escalonado. Su función sería la de ayudar a superar la verticalidad del tramo medio del cerro.

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Nos llama la atención esta roca calzada en su base con pequeñas piedras y situada al filo del cortado donde acaba el camino escalonado. Parece dispuesta para ser arrojada a cualquier intruso o atacante que se aproxime.

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Cercano a la cúspide del cerro se aprecian restos de hiladas de piedras que pudieron constituir una segunda línea de fortificación. 

Alquería de Gaidovar







Alquería de Gaidovar



Desde la cúspide del cerro se dominaba todo el entorno, especialmente la Rivera de Gaidovar.

Alquería de Gaidovar



Alquería de Gaidovar



Al sur tenemos en primer plano el Peñón Gordo de Grazalema o Cresta del Gallo (el pueblo queda  oculto detrás). A la derecha la Sierra del Endrinal. A la izquierda, mas lejana, la Sierra de Líbar.

Alquería de Gaidovar



Con el superzoom nos acercamos a la Cueva de las Dos Puertas.

Alquería de Gaidovar



Reloj y Simancón, las cumbres mas altas de la Sierra del Endrinal.

Alquería de Gaidovar



Y eso es todo cuanto sé.







miércoles, 26 de julio de 2017

Dolmen de las Rosas


Situado en una finca privada, el dolmen de las Rosas se enmarca en el contexto de la necrópolis megalítica de Alberite-Villamartín (Cádiz). Posiblemente su datación sea de mediados del IV milenio a.C. Se trata de una pequeña galería muy compartimentada por varias jambas y clausurada. Se detectaron los enterramientos de unas 11 personas, fundamentalmente adultos y algún niño, existiendo equilibrio en la presencia de varones y mujeres, acompañados de un modesto ajuar que no excluye elementos de marfil y pulimentados sobre rocas alóctonas.

Dolmen de las Rosas



Dolmen de las Rosas



Dolmen de las Rosas



Dolmen de las Rosas



Dolmen de las Rosas



Foto excavación del año 2012 publicada en Menga, Revista de Prehistoria de Andalucía.

Dolmen de las Rosas





jueves, 13 de julio de 2017

La antigua Saepona o Vsaepo


En el paraje conocido como Dehesa de la Fantasía se encuentran los vestigios de la población romana de Saepona o Vsaepo, ubicada en el actual término municipal de Jerez de la Frontera (Cádiz) y muy próxima a la linde con Cortes de la Frontera (Málaga).

Para hablar de la antigua Saepona es imprescindible mencionar la figura del Cura de Cortes, D. Francisco Javier Espinosa y Aguilera.

No hay datos exactos sobre el lugar y la fecha de nacimiento de Francisco Javier Espinosa y Aguilera, arcipreste de Cortes de la Frontera (Málaga), teólogo y comisario del Santo Oficio. Fue uno de los miembros del círculo ilustrado de Málaga, cuyo principal exponente fue Cristóbal de Medina-Conde, condiscípulo de Espinosa y Aguilera, y a quien este le dedicó la obra que a continuación menciono.


Portada de la obra de Cristóbal de Medina-Conde, dedicada a Espinosa y Aguilera, del que fue condiscípulo.


El origen de esta obra estuvo motivado por el hallazgo, en 1760, conteniendo una inscripción conmemorativa dedicada al emperador Marco Aurelio efectuada por los habitantes de Saepo, una ciudad mencionada por Plinio, pero de la que se desconocía su ubicación exacta. El primero en publicar el hallazgo fue Patricio Gutiérrez Bravo, el cura de Arahal, en su obra Noticia geográphico histórica de una inscripción descubierta por septiembre de 1764 en el término de la villa de Arahal y de otras piedras y medallas geográphicas inéditas (Sevilla, 1765), que ubicó la ciudad de Saepo/Saepona en el "Despoblado de La Fantasía". Ello provocó un importante intercambio de correspondencia entre Patricio Gutiérrez Bravo y Francisco Javier de Espinosa y Aguilera, quien en octubre de 1765 escribió una carta al cura del Arahal, en la que sostenía que éste había cometido varios errores en la ubicación del hallazgo y en la transcripción de la inscripción. Posteriormente, y por medio de unas cartas dirigidas a Cristóbal de Medina-Conde, publicadas en la Gaceta de Madrid, volvió a rebatir las teorías de Gutiérrez Bravo, haciendo públicas todas sus críticas y errores mantenidos por éste.

Transcripción del epígrafe que Patricio Rodríguez Bravo mostró a Francisco Javier Espinosa y Aguilera, en la que este sostenía que había cometido varios errores.




En la inscripción de Patricio Rodríguez Bravo, donde se lee RESPVB. V. SAEPONENSIVA

resultó ser:   RESPVB(ublica) VSAEPONENSIUM  



".... y la copia del Autor del Papel nos encaja un SAEPONENSIVA, adejtivándolo de Saepona, que no se encuentra ni en la raíz, ni en regla alguna de Gramática. A Saepóna, hago juicio, le corresponde, segun reglas, Saeponensis, Saeponense, genitivo de plural Saeponiensium, de que hay muchos ejemplares, que omito por tribiales; pero Saeponensivus, Saeponensiva, Saeponensivum, solo en un yerro como el de nuestro Grabador, ó en el tiempo en que decayó la latinidad, se podia pensar; por esto la comprehensión del Señor Bravo le notó al margen: Forte Saeponiensum; en una palabra, dudó de esta latinidad: Ne forte hoc magnum, ac memorabile videatur. Y así, no forte, sino Cerrissime Saeponensum.."

"... Esta era una de las razones, que debieron suspender á mi Maestro, hasta informarse mejor, como lo hizo la profundisima erudición del verdadero Maestro Florez, para no dar al Público la noticia Saepona, fin instruirle fundamentalmente de la legitimidad del original; porque de los contrario, queda siempre en duda la hermosura de la Inscripción. Lo mismo le sucede en el nombre del primer Procurador, á cuyo cuidado le puso esta Dedicatoria, como lo produce el paralelo de ambas copias."

".... La piedra, que tiene la longitd, y latitud, que refiero el número 88, solo se labró por la mano izquierda, alto, y baxo de la fachada: por la mano derecha no se niveló; se quedó como salió de la madre: al exarar el Saeponensium no cupieron las dos piernas de su última consonante; pero abrieron la segunda del medio de la M, de modo, que  con mediana inteligencia se conoce es M, y no A: es verdad no la divide la raya de enmedio, que le supone á ésta, como á las demás AA, el Señor Bravo: pero el arranque, y formación de este caracter no nos deja género de duda; como tampoco en que si las siglas, ó abreviatruras tuvieran puntos, el tiempo los ha borrado. Vivo está el original; mas de seis Presbyteros de esta villa lo han registrado;"


La polémica subió de tono con la publicación de la obra aquí analizada, compuesta de cuatro cartas; en la primera de las cartas se contenían los ataques más fuertes a su persona, por la escasa difusión del presbítero arahalense, por las equivocaciones en la transcripción del epígrafe y en la ubicación del hallazgo, que Espinosa conocía de primera mano por su visita al lugar. Como argumento de la veracidad de sus teorías, ponía como ejemplo la información facilitada por Rodrigo Caro sobre la ciudad. Por su parte Gutiérrez Bravo se vio obligado a publicar "La antigua Saepona restituida a su verdadero sitio. Carta apologética que dirige a un amigo D. Patricio Gutiérrez Bravo, presbytero del Arahal, sobre las cuatro cartas de D. Francisco Javier de Espinosa y Aguilera, cura de la villa de Cortes (Sevilla, 1771)". No sería sino hasta un siglo después, cuando Emil Hübner,  epigrafísta, arqueólogo e historiador alemán, pudo ubicar correcta y definitivamente la antigua Saepo en el "Despoblado de La Fantasía", en el municipio de Cortes de la Frontera, acabando con todas las polémicas existentes hasta el momento.


**************************


Como ya comenté, en la inscripción de Patricio Rodríguez Bravo, donde se lee RESPVB. V. SAEPONENSIVA  resultó ser: RESPVB(ublica) VSAEPONENSIUM  

Plinio situa la ciudad de SAEPO en el Conventus Hispalensis y en la región de la Beturia Céltica. También habla de otra ciudad con nombre parecido, Vsaepo, y la incluye en el Conventus Gaditanus.

Durante mucho tiempo se pensó que las dos citas de Plinio (Saepo y Vsaepo) correspondían a una misma ciudad, hasta el descubrimiento del pedestal de Olvera.

En la primavera de 1982, en una finca situada a dos kilómetros, el cortijo Vistalegre, en el término municipal de Olvera (Cádiz), se recuperó un cipo reutilizado en una villa bajoimperial con la inscripción funeraria de M. Clodius Rufinu que hace referencia a la ciudad de SAEPO:

Saepo
IMP(eratori) CAES(ari) D[ivi Ner]
VAE F(ilio) NE[rv]AE TRAIANO
[optimo a]VG(vsto) GER(manico) DACI-
CO. PART(h)ICO PONT(ifici) MAX(imo)
TRIB(unicia) POT(estate) XIIX IMP(eratori)X
CO(n)S(uli) VI P(atri) P(atriae)
RES P(ublica) SAEPONENSIVM
STATVAM TRIUMP(h)ALEM
EX D(ecreto) D(ecurionum) DEDIT


"En honor del Emperador César Nerva Trajano, hijo del divino Nerva, Óptimo, Augusto, Germánico, Dácico, Pártico, Pontífice Máximo, en su decimoctava potestad tribunicia, aclamado Emperador por décima vez, cónsul en seis ocasiones, y Padre de la Patria, la República de los Saeponenses erigió una estatua por decreto de los Decuriones"

Esta inscripción permitió aclarar definitivamente el dilema. Plinio tenía razón, se trata de dos ciudades distintas ubicadas donde Plinio decía, una al Norte, Saepo, en el Conventus Hispalensis, en las proximidades del cortijo de Vistalegre, posiblemente en el Cerro de la Botinera (Algodonales,) y otra mucho más al sur, Vsaepo (Saepona), en el Conventus Gaditanus, en la Dehesa de la Fantasía, término de Cortes de la Frontera.


Desde el carril que transcurre paralelo a la Loma de los Cerquijos, en el término de Cortes de la Frontera (Málaga), continuamos por la Cañada Real de los Bueyes de Ronda, que nos llevará hasta la proximidades del Cerro de la Fantasía o Peñón de Benajú del que vemos su cara sur. Aunque la Cañada es un camino público, atraviesa una finca privada y debemos contar con el permiso del propietario en caso de andar fuera de dicha cañada.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Cercano a la base del cerro, en una pequeña llanura, se encuentra el vestigio mas importante, visible y casi único de la población romana de Saepona o Vsaepo, lo que posiblemente fue un MAUSOLEO.

"... Azia la parte de Ronda no hay la dilatada llanura que se supone, sí un corto llano, quasi como el que está dentro de las puertas al pie del Peñon, y en el que no se encuentran mas ruinas de antigua Poblacion, que dos paredes de quatro varas de alto, y como media de ancho, con quatro de fondo. Al todo de este aposento, ó quarto, que despues sabrá Vm. lo que es, sigue un cerro..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



".... ázia la parte de Ronda, está el edificio que describí número 20, con dos paredes en quadro, que tienen de altura quatro varas de alto, y cada una de ellas como media de ancho, con una cornisa todo alrededor poco antes del remate, que es realmente un Gymanfio inverso, especie de corono Dórica, y de piedra arenisco de la cantera que yá dixe;"

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... mas en la esquina que mira al Mediodía (que es la única que permanece solo por las junturas de las misma cornisa, porque debaxo de ella entra, y sale, por las junturas que tendrian estos dos lienzos, un hombre bien grueso) tiene como hermosura unos remates Jónicos en forma de Epyftiylio, que hermosean, y adornan mucho la obra: siendo estos dos lienzos de pares solo el que mira á Oriente, y Mediodía;..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Junto a la estructura ha crecido un acebuche que quizás ayude a sujetar una de las dos paredes que quedan, o quizás todo lo contrario, a derribarla.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... pues el de Poniente, y Norte ó Levante, con los que se acaba de formar el quarto, han perecido totalmente, hasta sus piedras, que no se encentra una en todo el llano..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



".... y á la media vara, poco mas, se hallaron tres losas, quasi iguales, de piedra jabaluna, pero labradas á síncél, y nos hallamos con un sepulcro, que miraba del Poniente al Oriente brumal, ó hiberno, con dos varas de largo, una de ancho, y una media de profundidad..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... sigue un cerro, que viene a estar paralelo con la muralla de piedra viva, todo de pizarra, poblado de matorrales, Chaparros, y Acebuches..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... Desde esta puerta, á otra que está a la izquierda como unos cinquenta pasos, se forma una muralla de piedra viva, y de la misma especie de jabalunos..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



En el cerro hay abundancia de "Anagrys Foetida", también conocida como hediondo ó altramuz del diablo, arbusto ó árbol caducifolio y tóxico.  Debe su nombre (hediondo: que despide mal olor) al desagradable olor que desprende al ser frotado ("Anagyrim ne moveas", "no irrites al anagiris"). 

La corteza y las hojas contienen un alcaloide llamado citisina que produce vómitos, diarreas, dolores tipo cólico y deshidratación por pérdida de líquido. Las semillas también contienen otro alcaloide, la anagirina, muy tóxica y que actúa como depresor respiratorio.

Antiguamente pudo cultivarse para uso militar. Durante la Edad Media esta planta se utilizaba para envenenar las puntas de las flechas y lanzas, similar al curare que emplean los indígenas amazónicos. También su madera era muy buena para armar ballestas.  Este uso puede explicar la concentración de esta planta en zonas próximas a castillos y fortificaciones.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



".... Para subir á ella hay tres entradas, una bien ancha, con escalones hechos en la misma piedra..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... la subida que corresponde á la puerta de la derecha, era muy hermosa, tiene aún sus escalones muy anchos, puestos á mano, de piedra arenisca, traídos no de cerca, pues no la hay, y sí del puerto del Parralejo, en donde se conoce hubo cantéra, que se benefició en otro tiempo..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



"... Luego que llega á allanar el peñon, y la meseta de esta famosa escalera, hay algunos vestigios de masoneria: y aquí fue donde estuvo nuestra famosa piedra Dedicatoria, porque a los principios estaba en el plan de la izquierda, á el que solo podia tener caída, y al mismo pie del Peñon: yo la volqué, con ayuda de vecinos, para que el tiempo no acabase de borrar su inscripcion. Siempre que he vuelto, que han sido en otras dos ocasiones, la he encontrado, por la curiosidad que ha traído la notoriedad de mis viages á aquel sitio, puesta al tiempo, y para esto ha sido preciso que la hayan ido volviendo, con la ayuda de la cuesta abaxo; y así se halla oy bien retirada de donde cayó, y cerca de la entrada de la izquierda..."

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Restos de cerámica.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía




Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Desde el cerro se controlaba todo el territorio que lo rodea.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía



Y eso es todo lo que podemos mostrar.

Vsaepo, Saepona, Cerro de la Fantasía


Os invito a ver la entrada que dediqué a Saepo:  Asentamiento íbero-romano de Saepo


Para "acabar", aquí dejo algunos fragmentos de la obra "La Antigua Saepona hallada en su sitio, junto a Cortes, por el cura de dicha Villa":

- En el apartado de su "DESCRIPCION TOPOGRAPHICA de Saepona":
16. En la dehesa de la Fantasía, término de Xeréz de la Frontera, en la parte que confina con el de esta Villa, y dehesa del Parralejo, está el Peñon de Benajú, escarpado bastantemente por el Oriente, y Mediodia, que se levanta en forma de cóno, inclinado ázia la misma parte de Mediodia, teniendo de fondo, en lo mas alto, cinquenta y tres varas en quadro perfecto. Para subir á ella hay tres entradas, una bien ancha, con escalones hechos en la misma piedra. Esta oy no es facil, por caer ázia el mismo Mediodia, y baxar á el sitio, que llaman la Huerta: las otras dos caen á la parte del Norte. La derecha es oy dificil, hace cuesta arriba, y en el medio está á la izquierda la quicialera, labrada en la misma piedra, tres cuartas del plano que refiere el señor Bravo. Así lo alto de este vestigio, como de las piedras de vara, y mas de alto, que hay en toda esta entrada, nos manifiestan aquellas sandeces, que en otro tiempo nos decian en el tratado de Vegetationes Lapidum. Aquellas piedras, como los escalones de la entrada dicha al Mediodia, con los sucos oleosos, y salinos, mezclados con variedad con la tierra, han formado las piedras de esta entrada, han levantado las otras, y han hecho oy dificil este piso. La quicialera estaría al plan de la misma tierra, y los escalones de la otra entrada en perfeccion, é igualdad; pero oy yá está todo desfigurado.

17. Desde esta puerta, á otra que está a la izquierda como unos cinquenta pasos, se forma una muralla de piedra viva, y de la misma especie de jabalunos, que el Peñon, como toda la que hay por allí, que tendrán de altura tres estados por la parte de afuera, impenetrable, si no es por las puertas. Esta de la izquierda, como no logró una tierra de la misma especie, que las otras, pues es pizarrilla ligera, está sin piedras hasta cuatro, ó seis varas de su primera entrada; que yá siendo otro el terreno, han crecido los guijos, que en otro tiempo no habría, y han hecho poco vistosa esta entrada: en todo esto no hay mas pared que la referida, labrada por la misma naturaleza. Todas estas tres entradas son á un corto hueco que hay entre esta cerca, y el Peñon parte el llano, y parte que declina ázia esta última puerta de tierra muy jugosa, y de la mejor calidad con grano negro, y fertilisima: tendrá de largo hasta cien varas, y de ancho, por la parte que mas, del Peñon á la muralla (llamemosla así) hasta treinta. A estas dos puertas, que miran al Norte, corresponden otras dos, que suben á el Peñon: la de la izquierda está oy muy pendiente, y en lo alto permanecen diferentes pedazos de muralla, obra de Moros. (Sí, Señor, esta obra la hicieron los Moros, y no los Romanos) la subida que corresponde á la puerta de la derecha, era muy hermosa, tiene aún sus escalones muy anchos, puestos á mano, de piedra arenisca, traídos no de cerca, pues no la hay, y sí del puerto del Parralejo, en donde se conoce hubo cantéra, que se benefició en otro tiempo.

18. Luego que llega á allanar el peñon, y la meseta de esta famosa escalera, hay algunos vestigios de masoneria: y aquí fue donde estuvo nuestra famosa piedra Dedicatoria, porque a los principios estaba en el plan de la izquierda, á el que solo podia tener caída, y al mismo pie del Peñon: yo la volqué, con ayuda de vecinos, para que el tiempo no acabase de borrar su inscripcion. Siempre que he vuelto, que han sido en otras dos ocasiones, la he encontrado, por la curiosidad que ha traído la notoriedad de mis viages á aquel sitio, puesta al tiempo, y para esto ha sido preciso que la hayan ido volviendo, con la ayuda de la cuesta abaxo; y así se halla oy bien retirada de donde cayó, y cerca de la entrada de la izquierda.

19. El tajo, ó Peñon iba labrado á pico hasta subir á lo alto, en donde para allanarlo, por rematar en punta, deshicieron infinitos peñones gruesos, que pusieron en las orillas, para fortificarlo mas; por esto le sería costoso, y muy dificil manejar tales tajos: solo por la parte del Norte, inmediata á la escalera principal de la subida, tiene menos dificultad la entrada; mas de cualquier modo admira, cómo la naturaleza fortificó un sitio, que el arte lo haría con dificultad. Tiene por la parte del Norte su escarpa, y contraescarpa: por la del Oriente se conocen vestigios de un foso muy largo, y ancho, que llega hasta el sitio del Melonar, por lo que sería su entrada muy ardua; mas oy la artillería , y las bombas le darían mucho ruido desde el sitio de la Bovedilla, que le viene paralelo. En lo alto del Peñon se ven muchos escombros de texa, ladrillo, utensilios de casa, y otras cosillas; pero todo lo dexaron los Arabes.

20. Azia la parte de Ronda no hay la dilatada llanura que se supone, sí un corto llano, quasi como el que está dentro de las puertas al pie del Peñon, y en el que no se encuentran mas ruinas de antigua Poblacion, que dos paredes de quatro varas de alto, y como media de ancho, con quatro de fondo. Al todo de este aposento, ó quarto, que despues sabrá Vm. lo que es, sigue un cerro, que viene a estar paralelo con la muralla de piedra viva, todo de pizarra, poblado de matorrales, Chaparros, y Acebuches, que llega al llano que llaman del Melonar; y en todo èl no se encuentra otro vestigio de antigüedad, que una fuente reducida, hecha a mano, y con otra Romana, que está al Oriente, frente del Puerto de Campoy, y dehesa del Parralejo; y por la izquierda un camino, carril, ó cañada hecha á mano, que vá á dar á el llano del Melonar, y otro que sale de este al camino real de Cadiz, y hato de la Fantasía.

21. En el remate del llano del Melonar, ázia la misma parte de Ronda, cuyo llano tendrá la estendida de tres tiros de fusil en longitud, y uno y medio en latitud, á la izquierda, y principio de la cuesta que sube á la Bovedilla, que está en lo alto, se descubren algunos pocos cimientos de obras, ó casas, unas de Moros, y otras de Romanos, por lo que despues diré.

22. Entra la Bovedilla, que es una casa Romana, de quatro, ó cinco varas de largo, quasi dos de ancho, y dos y media de alto, que oy se mantiene en pie, con su techo. Cerca hay un vestigio de unos cimientos, que parece algive, aunque yo lo tengo por sepulcro, y es de dos de diámetro en cuadro: sigue un llano de un tiro de fusil por lo mas largo, y de menos de ancho, en cuyo medio hay algunos cantos areniscos labrados á mano; y el sitio paralelo al Peñon, desde donde decia se le podia unicamente hacer un corto servicio á los defensores. Debaxo del Peñon, en sitio que tiene al mediodia, y en su mayor altura, hay un edificio de cantería, obra Romana, que parece oy alberca, y tiene fuera de la tierra como media vara, cerca de una fuente muy copiosa, de la que se surtiría Saepóna: y vé Vmd. aquí todas las ruinas de antigua Poblacion, que se presentan á la vista.

23. Nosotros debemos tener mucho respeto, y urbanidad con los Jueces Reales. Este territorio es oy de Xeréz de la Frontera, por lo que, para hacer algunas excavaciones á mis expensas, escribí á mi amigo Don Juan Sanchez Tordecillas, en quien, como Alcalde mayor, residía la Jurisdiccion Real; y consiguiente a su equidad, y circunstancias, me concedió el permiso, con la condicion de que no se perjudicase á la arboleda: y así, diré á Vm. después lo que han producido las excavaciones, y cuidados mios en las inmediaciones de Saepóna; pero antes le he de concluír todas las particularidades de este territorio, que no dexará, como tan amante de este género de literatura, de gustar de ello, y mas, quando todo hará muy al caso à su tiempo.

- En el apartado de las EXCAVACIONES DE SAEPONA:

37. Cerca de éstos, á la izquierda (enmedio de aquella dilatada llanura), que, fin haver tal cosa, dice el Señor Bravo) ázia la parte Ronda, está el edificio que describí número 20, con dos paredes en quadro, que tienen de altura quatro varas de alto, y cada una de ellas como media de ancho, con una cornisa todo alrededor poco antes del remate, que es realmente un Gymanfio inverso, especie de corono Dórica, y de piedra arenisco de la cantera que yá dixe; mas en la esquina que mira al Mediodía (que es la única que permanece solo por las junturas de las misma cornisa, porque debaxo de ella entra, y sale, por las junturas que tendrian estos dos lienzos, un hombre bien grueso) tiene como hermosura unos remates Jónicos en forma de Epyftiylio, que hermosean, y adornan mucho la obra: siendo estos dos lienzos de pares solo el que mira á Oriente, y Mediodía; pues el de Poniente, y Norte ó Levante, con los que se acaba de formar el quarto, han perecido totalmente, hasta sus piedras, que no se encentra una en todo el llano, por mas que se diga se encuentran en él muchas ruinas de antigua Población: la cubierta cayó al fondo, dentro de la misma obra; pero solo permanece la mitad, que es una especie de arrefón vuelto al revés, de mucho tomo, que solo consiste en calcos de barro, y mucha mezcla de obra reticulata, que tiene la bobedilla, y común en los romanos de estas inmediaciones. Las paredes son de otra obra, de que habla Vitrubio en su capítulo 4, y de la que también solían usar los Romanos: es toda de pequeña piedra, puestas con orden, y mucha mezcla, y buena maxima comun en los romanos, y muy fundada en la mejor Arquitectura. Los cimientos tienen media vara de hondo, y consisten en dos piedras una sobre otra: la primera de poco mas de una tercia en quadro; y la otra, que forma sobre ella también el cimiento de menos cabida. Se mueven estos dos lienzos con poca fuerza; y es de admirar su duración con tan cortos cimientos, y poca anchura. Poco podía vanagloriarle el Moro que hizo la Torre de Juscar, y apunta Marmol, si hubiera registrado con cuidado la que vamos describiendo. El terreno es infructífero, por ser la tierra de pizarra, que en el Pais llaman Canchaliega, por lo que necesita de poco fondo en los cimientos; mas con todo admira la subsistencia. Si tuvo puerta este edificio, con cerca de quatro varas de fondo en quadro, es dificil de concebir, por el estado que oy tiene el terreno inmediato: está enmedio del llano, y forma desde lo alto del Peñón hermosa vista. En excavar este sitio, y el interior de esta cuadro, se gastaron los días 15, 16, y 17 de Mayo de dicho año 66, no solo por los operarios, que conduxe, sino por otras gentes del campo, que concurrieron, ayudando aá veces los Caballeros Eclesiásticos, y yo.

38. Se empezó la excavación arrimados al lienzo de pared, que está al Mediodia; pero se dió desde luego con una especie de argamafón, tan duro, que para sacarle algun corte con la barra, y azadones, costaba mucha dificultad; y picando fastantemente los soles, en la tarde del primer dia me detuve en el rancho de nuestra posada, fin presenciar la excavación: mas á la tercia de fondo se hallaron los trabajadores con dos texas unidad, con sus cárceles para este efecto, que parecian ser una misma: eran semejantes á las de pequeña marca que oy se usan, y su boca, que era lo ancho de las texas, tapaba un ladrillo, labrado para los mismo: en este hueco, dixeron los excavadores no haber hallada cosa alguna. Al siguiente dia se continuó rompiendo la argamasa, y á la media vara, poco mas, se hallaron tres losas, quasi iguales, de piedra jabaluna, pero labradas á síncél, y nos hallamos con un sepulcro, que miraba del Poniente al Oriente brumal, ó hiberno, con dos varas de largo, una de ancho, y una media de profundidad: estaba lleno, hasta cerca de una cuarta de la superficie, de materias quemadas, y entre ellas se reconocieron ser leña, huesos, ropa y tierra, todo con lo que estaba lleno el sepulcro, que a modo de un arca, con aquellos ladrillos, que dixe a Vm. llaman los Griegos Didoron, y describe Vitrubio, con un pie de largo, medio de ancho, y dos dedos de grueso, de que traxe algunos, excepto el lado de la cabecera, que formaba el quadro una piedra gruesa jabaluna y fin labor.

39. En todo este escombro, que contenia, no se halló cosa entera: diferentes pedazos de vidrio: un corazón, que cierto Lapidario de la Corte dixo ser de madreperla, y yo lo tengo por de vidrio esmaltado, el que tengo en mi Muséo: diferentes pedazas de barro, como de alguna vasija, que por no haberle encontrado su asa, los discurro el Prefericulo, que vemos en las medallas de Tiberio, de quien tengo algunas: moviendome también á este discurso el haverle encontrado uno entero en otro sepulcro gentil, en el sitio que llaman Fátima, cerca de Ubrique. Sea lo que fuese, nada mas se halló de raro en este sepulcro; por lo qué, y lo dilatado del terreno, debiendo hacerse en el Pueblo, y sistios impenetrables de las arboledas, y habiendo sido tan sesgraciado, que solo había ido á dar con los muertos, suspendí las excavaciones, hasta tiempo mas oportuno.


Puedo "enrollarme" mas y entrar en detalles, pero hay que echar el freno.










miércoles, 26 de abril de 2017

Cueva de la Chinchilla I


La cueva de la Chinchilla I forma parte de un conjunto rupestre situado en el término de Jimena de la Frontera (Cádiz), en el cerro donde se ubica el castillo medieval. Fue descubierto y publicado en el año 1929 por Henry Breuil en su libro Rock Paintings of Southern Andalusia, en el que describe un total de cuatro abrigos con pinturas, aunque en la actualidad solo se conocen tres de ellos. Posteriormente vuelven a ser estudiadas y publicadas en el año 1988 por Uwe y Uta Toper en el libro Arte Rupestre en la Provincia de Cádiz. Lothar Bergmann descubrió nuevas pinturas en este abrigo y las dió a conocer en la revista Almoraima nº 13 (año 1995).


Cueva de la Chinchilla 1



Calco del libro de Breuil de la cueva de la Chinchilla I (año 1.929)

Cueva de la Chinchilla 1

Breuil dice:  "....su decoración consiste principalmente en cinco grupos de numerosos puntos rojos, más o menos desvanecidos, especialmente a la derecha. Es difícil distinguir exactamente la forma del primer grupo de puntos. Parece un triángulo rectángulo con el ángulo recto más alto, pero pueden ser los restos de un cuadrado. El segundo grupo, en el que los puntos están distribuidos muy irregularmente, cubre una superficie ovalada. En el tercer grupo los puntos están dispuestos como un cuadrado; En el cuarto como un rectángulo. El quinto consiste en un gran punto coronado por un arco de los más pequeños. Además de estos arreglos de los puntos hay a la izquierda y algo más arriba dos muestras amarillas con las tapas en forma de media luna; También una figura cruciforme con una línea de pequeños puntos irregulares en un lado."


La mayor parte de las pinturas están en la mitad izquierda de la pared del abrigo..

Cueva de la Chinchilla 1



Cueva de la Chinchilla 1



Lothar Bergmann calcó dos pinturas, cada una de ellas situada en una pequeña concavidad a la izquierda del abrigo. Se deduce que ni Breuil ni Topper las detectaron, pues no están recogidas en sus libros.

Calco de Lothar Bergmann publicado en la revista Almoraima del año 1995.
Cueva de la Chinchilla 1


La que está mas a la izquierda corresponde a un antropomorfo semiesquemático que porta en su mano izquierda una gran lanza. Esta figura tiene una gran importancia, dada la poca frecuencia con que aparecen lanceros en la pintura esquemática peninsular. La figura apenas se ve, razón por la que pasaría desapercibida  para los primeros investigadores, excepto para Lothar Bergmann.

Cueva de la Chinchilla 1



Fotografía tratada digitalmente.

Cueva de la Chinchilla 1



La que está en la concavidad de la derecha es un gran signo tectiforme rojo tenue relacionado con dos grupos de puntiformes, uno situado en su parte superior derecha y el otro, con mas puntos, en la zona inferior. El grupo de puntos que hay en el interior de esta hornacina superpuestos a la figura indica que cronológicamente serían posteriores a la figura.

Cueva de la Chinchilla 1



Tratamiento digital de la imagen. La figuras antropomorfas con los brazos levantados, en forma de "Y", por regla general corresponden a representaciones femeninas.

Cueva de la Chinchilla 1



Figuras de la esquina superior derecha, fuera de la concavidad.

Cueva de la Chinchilla 1



Grupo de puntos situados en la zona inferior, debajo de la concavidad.

Cueva de la Chinchilla 1



Todo hace pensar que las figuras de las dos hornacinas pertenecen a una misma escena, posiblemente de caza o sacrificio.

Cueva de la Chinchilla 1



Mas arriba, cercano al techo de la cueva hay otro grupo de pinturas, compuestas por una figura cruciforme y un grupo de puntos formando un rectángulo.

Cueva de la Chinchilla 1


Tratamiento digital de la fotografía.

Cueva de la Chinchilla 1



En la mitad inferior del centro de la cueva hay varios grupos de constelaciones de puntiformes formando varias superficies ovaladas y otra rectangular con lineas paralelas.

Cueva de la Chinchilla 1


Tratamiento digital de la foto.

Cueva de la Chinchilla 1



Por último también puede verse un grupo de manchas de color rojo tenue, que parecen haber sufrido algún tipo de piqueteado.

Cueva de la Chinchilla 1


Con el tratamiento digital de la imagen parece que solo son manchas de óxido ferroso (hematita).

Cueva de la Chinchilla 1


Y eso es todo

Bibliografía:

  • Arte Rupestre en la Provincia de Cádiz, de Uwa y Uve Topper.
  • Rock Paintings of Southern Andalusia, a descripcion of a Neolithic and Copper Age Art Group, de Henri Breuil y M.C. Burkitt.
  • Revista Almoraima, del Instituto de Estudios Campogibraltareños.


















YA ESTÁ EN VIMEO EL DOCUMENTAL SOBRE LOTHAR BERGMANN: EL DIBUJO DEL TIEMPO

El Dibujo del Tiempo